BRUNI, Texas, 5 de diciembre de 2017 /PRNewswire/ — El año pasado, el 21 de noviembre de 2016, Raven Petroleum anunció sus planes de comprar el South Texas Energy Complex (Complejo Energético del Sur de Texas), una refinería de petróleo cerca de Laredo, Texas, entre los pueblos de Bruni y Hebbronville.

Raven afirmó varias veces que su refinería, con una producción de 50.000 barriles al día, estaría en construcción en 2017 y entraría en operación en 2018. Pero un año después del anuncio inicial, Raven aún no ha presentado ni siquiera una solicitud de permiso a la Texas Commission on Environmental Quality (Comisión sobre Calidad Ambiental de Texas, TCEQ). Para la construcción hace falta un permiso, y el proceso puede tardar dos años, teniendo en cuenta las revisiones y una probable audiencia de caso impugnado.

“No sé con seguridad si Raven tenía inicialmente posibles inversores pero no pudo cerrar un trato”, dijo Tricia Cortez, miembro de la Coalición STAR (Texanos del Sur Contra la Refinería) y directora ejecutiva del Rio Grande International Study Center. “O si estaban tratando de que la gente creyera que tenían inversores con la esperanza de que finalmente uno apareciera. De cualquier forma, está claro que Raven no pensó bien esta propuesta”.

El proyecto afrontó un continuo retroceso durante 2017 debido a preocupaciones locales, como riesgos para el medio ambiente, asuntos de seguridad y viabilidad económica. La ubicación propuesta para la refinería está cuatro millas a sotavento de la Escuela Intermedia de Bruni y de la Escuela Secundaria de Bruni, lo que pone ambos centros dentro de la zona de impacto de la refinería. Además, un accidente grave, como un descarrilamiento o un fuego petroquímico, podría exceder la capacidad de respuesta del personal de emergencia local, posiblemente dañando a nuestras comunidades por varias generaciones. 

Un análisis económico divulgado por STAR y preparado por Daniel J. Pastor, profesor adjunto de economía de la Universidad de Texas en El Paso, calculó que el costo total del proyecto sería de US$1.900 millones, casi cuatro veces el estimado de US$500 millones de Raven. El informe también concluyó que se podrían crear 126 empleos permanentes si la refinería entra en operación, no los 350 empleos permanentes que Raven afirma.

La Coalición STAR se mantendrá vigilante durante 2018 y seguirá comunicándose con la comunidad sobre sucesos importantes relacionados con la refinería propuesta.

Acerca de South Texans Against the Refinery (STAR): STAR es una coalición de residentes, rancheros, terratenientes, ambientalistas, funcionarios locales y organizaciones, preocupados de que la refinería de petróleo propuesta por Raven en el área de los tres condados (los condados de Duval, Webb y Jim Hogg) cause una contaminación nociva del aire, amenace las fuentes locales de agua y altere la fauna del área por varias generaciones.

Contacto con los medios
Tricia Cortez 
Teléfono: (956) 718-1063 
tricia@rgisc.org

Logo: http://mma.prnewswire.com/media/463254/STAR_Logo.jpg

 

FUENTE South Texans Against the Refinery